Amar peligrosamente.

*Léase sabiendo que hablo de AMOR, de enamoramiento quizá hablemos otro día…;)

A menudo utilizamos las palabras a la ligera y expresiones como amar peligrosamente forman parte de nuestra jerga habitual, pero ¿has pensado alguna vez cómo quieres amar?

amar con apego 2

Elegir cómo amar es tan necesario como el comer. El amor forma parte del abc de nuestras vidas y está íntimamente relacionado con nuestra necesidad de seguridad.

Así que si todavía no lo has hecho, es urgente que empieces a hacerte de forma consciente preguntas tales como ¿qué es para ti el amor? o ¿de qué forma eliges expresarlo?, ¿a ver si va a resultar que es verdad que practicas lo de amar peligrosamente?

No me malinterpretes, no soy maestra de nada, sólo me gusta compartir mis impresiones en voz alta, no más. Cada quién elige cómo amar, sólo faltaría. Pero hoy voy a contarte lo que yo elegí.

Si el otro día hablaba aquí de aspirar a lo mejor, hoy te cuento que lo mejor ha de ir siempre acompañado de libertad.

Amar intensamente y sin depender de la persona amada ¿es eso posible? Esa fue la pregunta que yo me hice hace muchos años ya…

Lo de “ser una sola carne” que decía el Génesis, no va conmigo.

Amar nunca puede suponer depender de alguien porque amar no es tener, es compartir y en el origen de ese “amor propietario” está el miedo, y ese sentimiento, el miedo, es el que a menudo nos conmina a amar peligrosamente.

Cuando elegí al que hoy es mi compañero de vida desde hace diecisiete años, lo hice por muchas razones, pero cuando me piden que elija una, a quien me conoce no le pillará por sorpresa si digo que Fran me hace la vida fácil.

amar con apego

Cuando amar agota, cuando amar es sin vivir, cuando nos deja sin fuerzas, cuando amar supone poner a prueba el cariño del otro, cuando amar a alguien paraliza el resto de nuestras vidas… entonces quizá sea mejor no amar.

Y si tu forma de amar es importante, has de saber que el que tus hijos sean conscientes de cómo amas no lo es menos.

Lo mismo ocurre con la historia de amor que cada día escribes con ellos, porque el modo que hayas elegido para quererlos, va a determinar en buena medida su capacidad de amar en el futuro.

Quiero que mis hijos cuando crezcan sean capaces de amar en libertar y de expresar lo que sienten sin miedo, quiero que mis hijos sepan hacer de sus parejas las personas más felices y que quien se encuentre a su lado se sienta tan orgulloso de ellos como yo.

Amar y ser libre puede parecer una contradicción, pero creo que no lo es, es más, creo que nunca dos palabras fueron sinónimos más exactos.

Me encantaría, hoy incluso más que otros días que me dejases tu punto de vista, y si te ha gustado, no dudes en compartirlo.

Un abrazo y hasta pronto!

 

Escrito por: Isabel

Deja un comentario

20 comentarios

  • luna

    No suelo escribir aunque tengo que decir que sigo fielmente tu blog. Estoy totalmente de acuerdo que amar y libertad van unidos ya que para mi esa junto a la confianza y el respeto es la base de una genial relación. Yo como tu también intento rodearme de gente que nos hagamos mutuamente la vida fácil. Gracias por ser también tu participe de ella. Bess

  • Eva

    Me ha encantado el post, dices verdades como puños, ojalá todo el mundo pudiese verlo con esa claridad, amor igual a libertad, bravo

  • Eva

    hola, es la primera vez que te leo en el blog… Me ha gustado mucho lo que escribes. A mi me costó mucho con mi pareja entender que quería estar con el, pero me costó mucho superar el miedo a perderlo. Hoy vivimos mucho más felices compartiendo nuestra vida, como tu dices, queriendonos y disfrutando de nuestra libertad, la vida nos resulta más facil. Gracias por tus palabras. Bss

    • Isabel

      Gracias a ti Eva por abrir tu corazón. El camino del amor no es fácil, pero con libertad la vida se ve de otra manera. Besazo!

  • Me ha gustado tanto tu reflexión! la libertad es básica en todo y también en las relaciones. Es una pena ver parejas en las que amar parece que significa anularse… seguro que eso no es amar…

  • estoy muy de acuerdo contigo, me encanta como lo cuentas, amar peligrosamente; pero de todas formas ya me contarás mejor con un café

  • tus reflexiones siempre son de las que te hacen pensar y decir…bravo! También es cierto que el amor evoluciona! yo era de las que al principio no pensaba en mas allá..vivia el presente en libertad, y luego fui posesiva y celosa…para luego darme cuenta que como bien dices, hay que amar en libertad!
    y creo que el secreto del éxito de mi relación es todo lo que hemos evolucionado y lo que hemos aprendido!
    muuuuuaaaaaaaaaa

  • La introducción que leí en instagram ya me anticipaba el precioso post que iba a leer y que acabo de confirmar. Me has cautivado, querida. Me quedo por tu espacio, que es la primera vez que entraba.

  • Hola Isabel,
    Hoy creo que has tocado uno de los temas más trascendentes que existen puesto que el tener a tu lado a la persona adecuada te encamina a ser feliz, mientras que si no lo es puede destruirte la vida. Y sí, totalmente de acuerdo, el amor sin libertad es que directamente no es amor, porque amar a alguien es querer que sea feliz y sin libertad no hay felicidad ni fidelidad.
    El sentido bíblico de ser una sola carne alude a la fusión más íntima entre dos personas que se aman, es el formar una sola en deseos y proyecto de vida, en ningún caso hace referencia a la dependencia.
    Un beso,
    Lorena

  • María Urdampilleta

    Entrar en la vida del otro, también cuando forma parte de nuestra vida, pide la delicadeza de una actitud no invasiva, que renueva la confianza y el respeto. La confianza no autoriza a dar todo por descontado. Y el amor, cuanto más íntimo y profundo es, más exige el respeto de la libertad y la capacidad de esperar que el otro abra la puerta de su corazón

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies