Cómo hablar de la muerte a los niños.

Cómo hablar de la muerte a los niños, digamos así para empezar, que fácil, fácil no es…

Desde que los niños nacieron, hemos intentado cambiar nuestras vidas lo menos posible. Es evidente que hay cosas que hemos dejado atrás, pero me refiero a que siempre hemos tratado de integrar a nuestros hijos en las rutinas en lugar de cambiarlas.

Cómo hablar de la muerte a los niños

Y en este contexto del que os hablo, y desde bien pequeños, mis hijos están acostumbrados a que de vez en cuando ocurre que muere gente.

La abuela de alguien, el hijo de unos amigos, el papá de la tía… Y a veces tienen que acompañarnos a visitar a la familia o al funeral, porque no tengo opción a dejarlos con nadie.

Para Fran es algo natural, pero Marina se preocupa y mucho por el tema.

Y es por esta razón que he decidido escribir sobre cómo hablar de la muerte a los niños, no es un tratado de psicología, nada más lejos, tan sólo unos consejos basados en nuestra experiencia como padres que espero que te ayuden:

1. No dejes el tema para otro momento. Si un niño pregunta lo mejor es contestar, si lo dejas pasar puede que el niño fantaseé con el tema y a los cuatro años su imaginación es desbordante por lo que puede acabar dando lugar a nuevos miedos. Es importante dar respuestas concretas. La muerte es un tema dado a filosofar, pero los niños no están para esas cosas.

2. Da una explicación práctica de lo que va a pasar. Aquí entran en juego las creencias religiosas de cada familia. No puedo explicar cómo ha de hacerlo cada uno, pero nosotros a nuestros hijos les hablamos del cielo.

3. Habla con ellos de los sentimientos que produce la muerte. Explícales que es normal estar triste por perder a alguien a quien queremos y que llorar nos hace sentir mejor. Sin duda es un buen momento para trabajar la empatía explicándoles que ahora tenemos que ser muy cariñosos con aquellos que han perdido a alguien y pensar en algo que podamos hacer para hacerles sentir mejor, como un dibujo para la tía o un abrazo para un amigo.

A pesar de lo anterior, no es un tema fácil, y por eso has de tener en cuenta que no se va a tratar de una conversación aislada, lo normal es que tu hijo pregunte, y que lo haga de forma recurrente. Si a los mayores nos resulta difícil, imagina lo que puede suponer para un niño.

como hablar de la muerte a los niños 1

Tras hablar con Marina varias veces sobre el tema, llegué a la conclusión de que las principales causas de su angustia en torno a la muerte eran mantener los ojos cerrados y la oscuridad.

Les conté a los dos que mi abuela Felisa cuando era niña me dijo que el cielo estaba lleno de mis cosas favoritas, así que desde los cuatro años el cielo que imagino está lleno de carritos de helados sobre las nubes.

A Marina esta historia le sacó una sonrisa, pero no le convenció, decía:

-Mamá, pero el cielo está oscuro.
-Qué va, Marina, no ves que es azul?
-Si ahora, pero y cuando se hace de noche, ¿qué?

Y así transcurrían nuestras conversaciones, hasta que la semana pasada se murió el bisabuelo de los pequeños cuscús con 101 años. Aunque no lo conocimos, se lo dije a los niños para que supieran que Martina y Alonso estaban tristes. Y entonces volvimos a la batería de preguntas:

– ¿Y ya no va a volver a abrir los ojos?. Preguntó Fran.

Entonces les expliqué que el bisabuelo era muy mayor y que estaba muy cansado, así que se fue a la cama a dormir bien tapadito. Les dije que se despidió de sus hijos, nietos y biznietos, y que les dijo que les quería mucho. Pero estaba tan viejito que sus piernas no funcionaban bien, le faltaban las fuerzas para correr y aquí ya no podía más.
Y entonces, mientras dormía se murió, dejando aquí una familia preciosa a la que podía ver desde el cielo.

– ¿Y en el cielo puede correr mami?.
– Claro Marina, en el cielo cada uno elige hacer lo que más le gusta.

Y entonces sus caras cambiaron.

La idea de morir no les gusta, pero creo que poco a poco van dejando atrás sus miedos. Eso sí, Marina tiene muy claro que ella, por si acaso, se lleva su linterna de conejito y que tenemos que comprar un traje de astronauta por si nos ponemos a subir y nos pasamos el cielo. Jajaja…

como hablar de la muerte a los niños

Quizá te parezca que mi historia está llena de mentiras, sin embargo has de entender que para mí no lo son. Mi intención es quitarles el miedo a mis hijos, que entiendan que la muerte forma parte de la vida, y a la vez transmitirles la fe que recibí de mis padres basada en la esperanza de que tras la muerte nos espera una vida mejor.

Hoy más que nunca me ayudaría saber tu experiencia sobre cómo hablar de la muerte a los niños.

Un abrazo, gracias por llegar hasta aquí y ¡hasta pronto!

Escrito por: Isabel

Deja un comentario

26 comentarios

  • Yo tambiéne tope con este tema hace bien poco y escribí sibre ello. Nuestro gatito Pepa se fue al cielo para jugar con las estrellas, y aunque sonrien con ello dicen que la echan de menos… Pero si a esto le sumas que vivo en un pueblo con vistas al cementerio, y que cada cierro tiempo pasa por delante de casa el coche fúnebre y todos caminando detrás! Fer (4 años) le dijo a su hermana (2 años) que era un árbol de Navidad en un coche!!!

    • Isabel

      Pobriños, en ese contexto es normal que pregunten. Pero a mi me parece que lo mejor es eso, tratarlo con naturalidad. Los funerales, los cementerios, todo eso forma parte de nuestro día a día, y cuanto antes lo integren como algo normal, menos problemas les causaremos en el futuro.
      Un besazo Mabel!

  • Hola!! Recién he descubierto tu blog y me ha encantado!
    Ya me lo guardo entre los favoritos! Un saludo!!

  • Missi

    Hola, me ha encantado como lo has explicado, opino que según la edad hay que contarlo y la manera que lo explicas me parece que es ideal para que no teman a la muerte y vean que es algo natural, se complica cuando la muerte es de una persona joven. ..
    Me encantaría que un día trataras el tema de la separación y como explicarle a un niño que sus padres se divorcian.
    Muchas gracias, me encanta tu blog

  • El bisabuelo de Saioa murió hace dos años va a hacer ahora, y bueno se lo explicamos porque ella preguntaba por él, Saioa entonces tenía 2 años y medio y me alegro de haberle explicado las cosas con la naturalidad que le merece, ya que es un proceso más de la vida. Lo entendió y le recuerda con cariño a pesar de lo pequeña que era y lo poco tiempo que pudo compartir con él, que en sentimiento es mucho mucho mucho. Esa misma Nochevieja en casa de los abuelos, que es donde vivía el bisa decía que ella no iba a la habitació porque el bisa le regañaba, y a mi se me encogía el corazón, cuando montamos en avión decía que que cerca estaba del bisa (sí, le contamos lo del cielo, a pesar de en esta casa no predicar con la iglesia, aunque le contamos mucho más)
    Ahora en clase, tienen gusanos de seda, ya capullos y hay alguna mariposa, otras han muerto y la profesora les ha explicado todo el proceso, todo el cambio y que la meurte forma parte de la vida.
    Me ha encantado tu post.

    • Isabel

      Muchas gracias Almu. Lo de los gusanos de seda es una buena forma también de acercarles al proceso de la vida.
      Un besazo bien grande y muchas gracias por compartir vuestra historia!

  • Pues en nuestra casa, como bien sabes, las creencias son distintas a las vuestras así q no tenemos cielo al que recurrir. He de reconocer q más de una vez me vi tentada a utilizar este “recurso” q debe de facilitar bastante la labor tranquilizadora. Pero los principios son los principios así q tiramos “palante” a pelo. Y, como siempre, los niños acaban sorprendiéndote con su naturalidad y capacidad de asumirlo todo con normalidad. Así q aquí están tan tranquilos pensando q llega un día q todo se acaba, normalmente cuando eres muy viejecito, eso sí, me hicieron prometerles q yo estaría allí cogiéndoles la mano. Y ahí, te puedes imaginar, la q acabó sufriendo fui yo. Desde esa conversación han integradora muerte como un paso más de la vida y hablan de cementerios con total tranquilidad.
    Un beso grande Xaneli!!

    • Isabel

      Es que lo importante es hablarlo, el resultado o el fondo es lo de menos, los niños lo que quieren son respuestas, el no tenerlas es lo que les da inseguridad.
      Un beso bien grande Lo de mi vida! Ay que ganas de veros a todas leñe!

    • anuska

      Nosotros también les hemos explicado que la muerte es una etapa más de la vida,lo han asumido perfectamente,en eso nos dan lecciones…Ven los cementerios con toda naturalidad y a pesar de que no somos creyentes vamos un par de veces al año al del pueblo de los abus y corretean por entre las tumbas con esa normalidad en la que se vive la muerte en otros paises en los que los cementerios están integrados como lugares de paseo.Pienso que aquí la gente en un afán de sobreprotección con los niños está dandole a la muerte,o bien un oscurantismo,o una imagen irreal,que no les prepara para asumirla, cuando llegue, con naturalida,como lo hacian nuestros abuelos.En esto también hemos retrocedido.Un bicazo!

  • Albalajefa

    Por suerte a mis niños aun no se les ha muerto nadie cercano (Aunq mi abuela va por los 97 años así q no creo tarde mucho en tener q enfrentarme al tema), y he de decir q me agobia muchísimo. Primero por mi hijo mayor es hipocondriaco (como se puede serlo con 6 años??? Pues no lo se, pero lo es) y cada cierto tiempo me pregunta si la bisa aun esta viva. Mi abuela me crió y cusndo se “vaya” yo me quedare muy triste y claro los niños lo notan todo. Así q tengo q ir pensando en q explicarles. Lo difícil de mi casa. Yo creyente, mi marido no. Así q todavía es mas difícil .

    • Isabel

      Las cosas a menudo son más fáciles de lo que parecen, a mi hablarles de cualquier tema no me cuesta. Es verdad que no los saco, pero cuando ellos preguntan hablamos un rato.
      En tu caso yo les contaría lo que te salga del corazón.
      Un besazo y gracias por compartir!

  • María

    Lagrimones en los ojos. Acabo de recordar cuando falleció mi bisabuelo. Yo tenía 10 años y él 99. Una vitalidad inmensa. Me enseño a leer. A cuidar las plantas. El amor incondicional. Vivía con nosotros y pasaba mucho tiempo con él. Estábamos haciendo las 8 diferencias del periódico tan tranquilos en su sillón de mimbre y me pidió que avisase a mi madre que estaba malito. Que nunca olvidase que me quería y siempre estaría en cada pajarito que viese. 25 años después, lo escucho cada mañana.

    • Isabel

      Ay María, la que me has hecho llorar eres tu. Menuda suerte haber podido disfrutar de tu bisabuelo.
      Un besazo y gracias por compartir esa preciosa historia vuestra.

  • No había entrado nunca en tu blog pero este post me ha llamado la atención y me alegro de haber entrado y haberte descubierto.
    Nosotros hemos tenido que afrontar este tema con nuestro pequeño de 2 años en una situación tan difícil como la muerte de su hermanito y parece mentira que tan pequeños ya tengan preguntas sobre el tema. Tiene muy claro que su hermano está en el cielo con los angelitos y que está mejor que nosotros y estoy segura que cuando sea más mayor eso le va a reconfortar tanto como a nosotros.
    Me ha gustado mucho la forma en que lo has explicado. Creo que lo mejor es afrontarlo con naturalidad y esperanza, como tú dices.
    Un beso y me quedo por aquí 😉

    • Isabel

      Caray Agata, en vuestro caso son palabras mayores. No imagino cómo puede explicarse algo así. Muchísimas gracias por ser tan generosa y compartir tu historia.
      Un abrazo inmenso!

  • Marta

    Mi hermana mayor también estuvo muy preocupada por el tema de la muerte con esa edad, pero su preocupación era la de si en el cielo había albóndigas porque de no ser así descartaba la idea de morirse.

    Muy buen post, un saludo!

  • missi

    Hola, ayer hice un comentario y no fue publicado, decía que me gustaba el enfoque que le dabas, y te sugería si podías hacer un post sobre como tratar el tema de la separación y divorcio con los niños, estoy pasando ahor por eso y me gustaría saber como afrontar las preguntas que hacen los peques
    Gracias

    • Isabel

      Hola Milagros, perdona pero no había visto tus comentarios hasta hoy. El tema que apuntas lo tengo pendiente, todavía no se si para un post o para algo más.
      Un abrazo y ánimo!

  • Hola Isabel, te leo desde hace mil años ya aunque casi nunca comentó hoy es un tema que me ha llegado al corazón. Mañana hace un año que se murio mi madre, lo que me puso en la tesitura de tener que explicarle a mis #bichitos con 4 y 7 años que no iban a volver a ver a su abuela favorita, a la que los llamaba perucos, y que los quería más que a nada en el mundo. Fue un momento durísimo para mi y para ellos, pero lo que tu has explicado es lo que yo hice en ese momento, ser sincera, intentar contestar a todas sus preguntas lo mejor que puedes o sabes y afrontar que la vida es así. A mi me ha costado casi un año que el #bichomayor pudiese hablar de sus sentimientos sobre la muerte y la pérdida, pero con la ayuda de varios libros hemos ido hablando sin presiones de lo que sentía, y de lo que le preocupaba, hemos buscado la manera de llorarla y ahora de recordarla desde la alegría y los buenos momentos. Cada vez me gusta mas tu blog, un besazo!

    • Isabel

      Hola Paula, debe ser muy difícil de explicar, pero como tu has dicho, yo creo que lo mejor es siempre responder a sus preguntas.
      Ellos tienen preocupaciones, como todos, y no tienen a google para que responda, ellos confían en nosotros.
      Un besazo.

  • […] sorbo … Un artículo maravilloso de mi querida Xanela Chic que trata de como hablarle a los niños de la […]

  • Estoy taaaaan de acuerdo contigo… Yo creo que no podemos esconder a nuestros niños de la realidad, y la muerte, la enfermedad o la tristeza son parte de la realidad cotidiana. Pienso que así les estamos dotando de recursos para enfrentarse a la vida con valentía y optimismo, en vez de montarles un mundo ficticio a su medida.
    Justo ayer hablaba con un grupo de mamás del cole y salió este tema. Me recomendaron un libro que voy a comprar, te dejo la reseña por si te apetece echarle un vistazo:
    http://www.casadellibro.com/libro-el-cielo-es-real/9788408005834/1989583

    Un beso guapísima!
    Lorena
    PD: Qué importante es la Esperanza, qué importante….

    http://www.lorenavalera.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies