El pasado fin de semana me fuí de mercado a Portugal.

Levanté el teléfono el miércoles por la tarde y a los 15 minutos mis planes de fin de semana tranquilo se habían ido al tacho. Al habla Don Álvaro Sanz, así que como somos de maleta fácil, las chicas de la familia tomamos rumbo a Vigo para unirnos a la primera expedición L’Objet Trouve organizada por los Quiroga Paez.

mercado 13

Así que inspirados por Duchamp y dirigidos por Ana Fresco, con quien he vuelto a coincidir tras casi 20 años sin vernos (una genial coincidencia del destino) nos juntamos un grupo bien avenido dispuestos a arrasar el mercado de Ponte de Lima.

La mañana empezó con un potente desayuno (re-desayuno para algunos, ejem…) que dio paso a una mañana de paseo en busca de tesoros.

mercado 12

La premisa de Ana era encontrar fotos antiguas que junto con objetos de costura nos sirvieran para crear nuestro propio “objeto encontrado“.

Personalmente se me dio fatal hacerme con alguna pieza de valor. Normalmente no tengo problemas para encontrar tesoros en los mercados, es más, mi casa da buena cuenta de ello, pero es que el mercado de Ponte de Lima me tenía reservado el mejor de los tesoros: su gente.

mercado 11

Mirase a donde mirase no encontraba más que personas que me hacían retroceder 30 años en el tiempo convirtiéndome de nuevo en una niña como la que hoy es mi hija.

Mujeres ataviadas con sus trajes de domingo que se notaban elegidos para la ocasión, bien perfumadas y dando un paseo con sus comadres.

mercado 10

Hombres de caras ajadas y miradas profundas. Auténticos señores, a quienes se les adivinan grandes historias que contar a sus espaldas.

mercado 9

Barrigas sin pudor, cigarros, gorras de propaganda, sombreros y quincalla varia junto a magníficas bicicletas a precios de ganga, sillas de barbero, carteles de publicidad y cochecitos de niño dignos de la más ilustre de las niñeras.

Os digo yo que a Mary Poppins no se le hubiera pasado por alto este mercado, no.

mercado 8

Comimos en A Mercearia da Vila, un sitio precioso con una selección de postres de esos que me hacen cerrar los ojos con cada bocado. Pecado mortal, no digo más.

Y fue allí donde después de comer, mis compañeros de expedición montaron nuestro Objet Trouvé a base de dosis de talento para repartir.

mercado 7 mercado 6 mercado 5 mercado 4

Por la tarde la lluvia nos dio una tregua y algunos volvimos al mercado de nuevo.

Yo por mi parte seguí coleccionando caras con historias, y mi hija  empezó a acumular cansancio, consiguiendo acumular tanto que batió su propio récord durmiendo desde la puerta del mercado de Ponte de Lima, hasta las nueve de la mañana del día siguiente en su cama de casa.

mercado 3 mercado 2 mercado 1 mercado

Mercado de Ponte de Lima, ha sido un placer, en cuanto pueda volveremos, tenemos mucho que enseñarle a los chicos de la familia.

 

Escrito por: Isabel

Deja un comentario

4 comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies