Maternidad: La vida después del primero

Da igual las veces que te lo repitan o que te digan que tu vida dará un giro de ciento ochenta grados. No importa si es tu madre o tu mejor amiga quien te lo advierte, estás tan convencida de lo feliz que vas a ser, que no vas a ser capaz jamás de hacerte a la idea del cambio de vida que está por llegar.

maternidad 2

Aunque todo vuelve a su sitio, tener un hijo es la revolución a todos los niveles. A nivel pareja, a nivel amigos, a nivel trabajo… y podría seguir. Pero como todo cambio, este requiere de una reestructuración, y es preciso que cada quién ocupe su nuevo lugar en tu vida para que luego todo, poco a poco, vuelva a encajar y a funcionar como es debido.

Da igual que seas madre de uno o de un ciento de hijos, el primero es el que incita el levantamiento revolucionario. Cuando lo ves por primera vez es imposible imaginar la cantidad de energía que va a requerir de ti. Te chupará la sangre hasta dejarte, literalmente, sin fuerzas. Esos bebitos son pequeños y preciosos, y por eso engañan.

Te necesita las veinticuatro horas del día. Si existe la baja de maternidad es por algo, y es que no se trata de disfrutar de unas vacaciones de cuatro meses, se trata de cumplir con el trabajo más cansado que hay. Ser madre de un bebé sin horarios.

De pronto dejas de ser la dueña de tu vida, los ritmos los marca el a base de llantos, a veces desgarrados, que se traducen en ahora hambre, ahora cambios de pañal.

A veces las hormonas están de tu lado y te ayudan a llevar el cansancio, pero otras se convierten en tu peor enemigo y la sombra del pensamiento de “quién me mandaría a mi meterme en eso de ser madre” es capaz de sobrevolar tu casa días o incluso semanas.

maternidad

La peor parte de convertirte en madre es que no te puedes ir acostumbrando poco a poco. Tienes toda la vida para decidirte y nueve meses para darte cuenta de que no hay vuelta atrás. Pero la dedicación exclusiva que hace que por primera vez en tu vida tu prioridad no seas tú, llega de repente.

Y así, sin saber muy bien cómo, es probable que te encuentres rodeada de bombones, y con la casa tomada por visitas de personas que se dicen amigos. Y no te quejes, porque igual ese día te ha dado tiempo a darte una ducha a una hora decente. Quizá no corras la misma suerte mañana.

Y van pasando los días, con sus eternas noches, cuando te das cuenta de que hace ya un mes que no tienes tiempo de acercarte al libro que adorna tu mesilla de noche. Y que la última vez que viste a tus amigas fue para que te dieran el vestidito que con tanta ilusión eligieron para tu bebé.

Así que decides que tienes que retomar las viejas costumbres y quedas.

  • Qué bien que vengas, ¿a las nueve donde siempre?
  • Si allí estaré, ¡qué ganas de veros chicas!

Pero nada es cómo antes. Ni siquiera es parecido. En media hora de café tu bebé con cara de ángel ha batido un record siendo capaz de comer, eructar, vomitar, cagar y no parar de llorar, para alardear ante tus amigas de lo habilidoso que es a tan tierna edad.

Te disculpas, y prometes volver a llamarlas la semana que viene, y lo haces a los quince días. Pero vuelve a ocurrir, y luego lo mismo al mes siguiente, y sin daros cuenta cada vez vuestros encuentros se distancian más en el tiempo, porque lo que os unía ya no os une tanto y tu bebé no ha hecho más que mostrarte algo que venía pasando desde hace tiempo pero que no habías sido capaz de ver.

Y entonces ocurre que de pronto eres capaz de distinguir a aquellos son verdaderamente necesarios en tu vida. Los imprescindibles.

maternidad 5

Las madres a menudo nos ponemos muy pesadas hablando de nuestros hijos, si ese es tu caso, escúchate, verás que no te gustas y procura, a partir de ahora, cerrar más la boca. No a todo el mundo le interesa saber cómo conseguiste por fin sacarle el moco a tu bebé de dos meses después de aspirar hasta quedarte sin aliento, créeme, no es necesario contarlo todo.

A un buen amigo, le interesará saber de tu vida en general como le ha interesado siempre. Pero ahora, a mayores de tu trabajo, tu pareja, tus vacaciones y tu vida, también le interesarán los progresos de tu hijo.

Poco a poco conseguirás ir sacando tiempo para tomar un café tranquila, le vas pillando el truco de los horarios al bebé y ya sabes cuál es la mejor hora para poder quedar y disfrutar de verdad de la compañía de los amigos de verdad.

Cada vez irá durmiendo mejor y vosotros también, tu humor irá progresivamente mejorando y a lo mejor hasta has conseguido volver a ducharte a diario… jajaja.

Tu tiempo vuelve a ser un poco tuyo y es justo en ese punto en que tienes que retomar las riendas de tu vida.

Es posible que incluso ésta, te sorprenda y te regale nuevos amigos de verdad. Porque cuando crees que ya los tienes, que tienes la suerte de compartir con ellos tu vida entera, resulta que aparecen personas con las que tiene tanto en común que hasta parece magia.

Yo he tenido suerte en esto, es verdad que los amigos de verdad se cuentan con los dedos de una mano, aunque yo necesito las dos.

Tengo amigas con las que comparto aventuras desde los tres años, otras que hice durante los años de carrera y a mayores he tenido la suerte de encontrar almas gemelas después de haber sido madre. Y con todas ellas continúo haciendo planes que a veces incluyen a nuestros niños y otras no, porque no todas ellas son madres, y porque a mí no siempre me apetece hacer planes de madre.

La vida con hijos es distinta, pero creo que son nuestros hijos quienes en mayor medida tienen que adaptarse a las vidas de sus padres y no al revés.

Si eres viajera y tu economía te lo permite, llévatelos de viaje. Si eres futbolera, llévalos al fútbol, si te gusta salir con tus amigos igual te toca volver antes a casa, pero ellos seguro que van felices contigo a donde los quieras llevar.

Creo que hacer tu vida no es sólo bueno para ti, sino que también lo es para ellos. Si ven que su madre sonríe, es fácil que ellos también lo hagan.

Incluirlos en tus planes, que vean que tienes amigos de verdad y que disfrutas con ellos, hará que ellos entiendan la importancia de la amistad, que la valoren y que quieran tener sus propios amigos y hacer planes con ellos.

Convertirte en madre cambiará tu vida, pero eso no supone que tu vida se haya acabado y que a partir de ahora te va a tocar vivir a través de tus hijos, nada más lejos.

maternidad 4

Al principio, como te decía antes, tu vida tiene que bajar de revoluciones porque el bebé ocupará todo tu tiempo. Pero a medida que tu hijo y tu os vayáis conociendo, el encontrará el lugar adecuado en tu vida, hasta conseguir encajar el puzle.

Si decides repetir en esto de la maternidad enhorabuena, la segunda vez es todo mucho más fácil, estás entrenada y ya sabes de qué va la cosa, así que todo te parecerá poco.

No puedo hablar como madre de familia numerosa, porque no lo soy, pero lo que tengo claro es que el primero es el que te cambia la vida, los siguientes son más de lo  mismo y ese cuento ya lo conoces.

Escrito por: Isabel

Deja un comentario

27 comentarios

  • Ay Isabel! Cuanta razón!! Más les valdría dar estas lecciones en las clases de preparación en vez de hablar de las cremitas del bebé. La maternidad es dura y maravillosa, y una contínua improvisación. Aunque tengas cuatro hijos, lo que te funcionó con los 3 anteriores puede no hacerlo con el cuarto. Y sí, una vez que te haces y ellos se hacen a la vida, una puede volver a salir de casa con cierta asiduidad, salvo que te toque una pequeña destroyer como mi Violeta y no te atrevas a dejársela nunca a nadie jajajaja. Lo cierto es que la vida como la conocías se terminó, ahora te toca velar por ellos y procurar momentos felices, en familia. Luego ya nos volverá a tocar disfrutar, al menos, de poder ir a tomar una cerveza a la hora que queramos sin planificación con dos semanas de antelación y sin preocupaciones!

  • No podría haberlo expresado mejor. Aunque en mi caso, la segunda ha dado un mayor vuelco a mi vida que la primera. Supongo que con una es todo tan fácil (o eso me parece con el tiempo) que la segunda nos ha girado las tornas de arriba a bajo.
    Un besín!

    • Isabel

      Bueno, tener más hijos no digo que sea fácil, a lo que me refiero es a que ya estás avisada! jajaja. Un besazo!

    • Lo mismo pienso! Avisada estaba digamos que soy reincidente jajaja pero cada bebé es diferente y el segundo ha revolucionado nuestra familia. Ahora con dos, me siento mamá con seriedad, una mamá mayor (no puedo con la palabra)
      Eso de que se acomoden a nuestras vidas es lo más sano que existe, aunque cueste, a eso hay que llegar 😉
      Me gustó mucho el post y las fotos
      Saludos!

  • Sin duda, tener un hijo es el GRAN cambio de la vida. Yo lo estoy experimentando ahora mismo, y es cierto que al principio hay momentos complicados, y que no todo es tan maravilloso. Al menos, y hablo desde mi propia experiencia, no siento que haya renunciado a mi anterior vida, al contrario, estoy viviendo una nueva, acumulando un montón de experiencias. Y sí, cuesta encontrar tiempo para quedar con las amigas, o hacer planes de pareja, pero poco a poco, y cuando el bebé se va haciendo mayor, es más fácil organizarse. Mi hija tiene 10 meses y todo lo que me está aportando la maternidad es tan intenso y maravilloso que ya tengo ganas de ir a por el segundo (como esto lo lea mi pareja, le da un patatús)

  • Jajaja …. Palabras de 10 Isabel…. No lo puedes decir mejor ni mas claro… Lo mejor las duchas… Si alguien te dice q cuando tengas tu primer hijo igual no puedes ducharte siempre o cuando quieras , y si lo haces a veces vas a salir con el pelo a medio lavar , …piensas q es una exagerada y que no de coñá a ti te va a pasar eso…. Jajaja …. Pues si pasa!!!! Y si aun encima eres autónoma y tienes baja pero debes seguir trabajando … Ni te cuento!!
    Pero si es verdad que acabas encontrando tus horarios y huecos…. Y ahora a por otro…. Jajaja
    Un besin guapa!!

  • No me he podido sentir mas identificada! El primero es el gran descubriniento en este mundo y es el que te revoluciona tu vida por completo. Ahora estoy embarazada del segundo y estoy mas tranquila al ya tener mi puzzle de nuevo montado jejejej
    Me ha encantado el post! Un beso!

  • Pues muy deacuerdo. En mi caso no sentí que dejara muchas cosas de lado, a todos los amigos nos dio por ir seguidito jeje. Otra cosa es el no poder dedicarme a mí en exclusiva, para leer por ejemplo, pero todo vuelve.
    Ainss maja, más de una debería leerte antes de dar a luz.
    Un beso

  • luna

    Me a encantado este post, por que cada cosa que leía decía que razón tiene. Es así, yo pienso que lo que te cambia la vida es el primer hijo no el segundo es con el que muchas veces estas perdida y con el que te das cuenta que no tiene el socorrido botón de on y off jajaja. El segundo ya tienes un rodaje. Y como tu dices con el tiempo te da para hijos, pareja y café con los amigos.

  • Cuanta razón tienes…Es un cambio tan grande que siempre pilla de sorpresa, pero después de reajustar yo creo que es importante disfrutar con ellos de las cosas que te hacen feliz, tus amigos, el campo, el deporte…o sin ellos, pero que vean que son importantes para ti.

  • Elena

    Pero qué verdad más grande Isabel!!! Está claro que con el primero se cometen muchísimos errores, tendemos a sobreprotegerlos más de la cuenta pero todo cambia con la llegada de un segundo, las perspectivas son totalmente distintas así que normal que los terceros, cuartos,… se crien solos. En mi caso yo me comporté totalmente diferente con el primero que con la segunda, así pasa, que la enana se apunta a todos los saraos. Gracias, un beso!!

  • Buenísimo post, deberían colocarlo en las consultas de obstetricia :-).

  • angela

    Tal cual !!
    Yo, ahora que mis “niños” son mayorcitos y no están en casa, estoy en el punto de que cada vez que veo sus ropitas de bebé me pongo de un nostálgico… en fin!!
    Un beso isabel.

  • Ayyy! Isa tienes que escribir mas, es una sensación de paz y tranquilidad cada post tuyo que da gusto leerlos y releerlos. besos

  • lacasaconchanclas

    Me ha encantado el post, vértigo y recompensa al mismo tiempo!!
    bss

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies