Era el cumpleaños de mi padre… y como estrenaba década me apetecía celebrarlo bonito y en familia.

Fran es especialista en mojitos deliciosos, así que una tarde de mojitos me pareció una idea genial.

Ojalá algún día consiga parecerme a ellos sólo un poquito…

Utilicé un par de manteles parecidos para vestir la mesa. En el centro coloqué dos faroles pequeños y aproveché las flores medio mustias que mi madre había cortado por la mañana para adornar la mesa. Algunas rosas chiquitas y unas pocas ramas de hiedra.

Sencillo y sin complicaciones, es siempre una apuesta ganadora…

Los mojitos, como siempre deliciosos. Creo firmemente que Fran podría ganarse la vida con ellos, son de lo más rico de la vida!

Ojalá vivir de un puesto de mojitos… Se me va, lo sé… pero me gustaría tanto…

Sobremesa y mojito… sólo de acordarme… quiero repetir.

Podría vivir perfectamente en un eterno bucle de comidas en familia o con amigos, sobremesas y mojitos. Eso es para mi lo más parecido al cielo que se me ocurre.

Y qué bien se está…

Y esa tarde ocurrió algo también digno de recordar. Muchas veces Franchiño me pide que le deje mi cámara de fotos y hasta ese día le había dicho que no.

A menudo me pide el teléfono y se lo dejo para hacer fotos con cada vez mejores resultados…

Pero esa tarde le dejé mi cámara por primera vez y nos hizo una foto que ya está en mi lista de favoritas… Mi mojito, Fran, sonrisas y yo… Una foto 10 para recordar una tarde de mojitos perfecta.

A la vuelta del verano os decía aquí que celebrar cada día es de suma importancia, y como veis yo me lo tomo al pie de la letra…
Mil besos y hasta pronto…

 

Escrito por: Isabel

Deja un comentario

22 comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies. política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies