Donde nacen los sueños

27 de octubre de 2014


Ver amanecer junto a un lago,
rodeada de amigas
y haciendo lo que más nos gusta...
se llama felicidad.



Y justo eso fué lo que pasó hace unos días mientras madrugábamos en la aldea y cogíamos el coche bien abrigaditas para, una vez más, recibir al sol juntas...

La noche antes, mientras cocinaba el postre de la comida del domingo, Carol y Eva me contaron una idea que les rondaba por la cabeza. En ese momento yo estaba más pensando en la nata, los huevos y los azúcares que en otra cosa, y la verdad es que enseguida cambiamos de conversación y pasamos a otra cosa.












Pero de noche, mientras dormimos, a veces ocurre que las ideas reposan y se convierten en sueños que retumban en nuestra cabeza y no nos dejan dormir...



Así que a la mañana siguiente, subidas al coche y llenas de la adrenalina que genera todo amanecer que está por llegar, maduramos la idea inicial y empezamos a disfrutar de la locura que es planear aventuras juntas.



Son tantas las ideas y tan apetecibles todas ellas, que nos interrumpimos las unas a las otras y acabamos tan entusiasmadas que entre carcajadas nos pasamos los desvíos que nos llevan al lugar elegido.

 Y al llegar, las ideas son planes con forma de sueños recién nacidos.


Ahora tenemos un sueño común, un proyecto ilusionante que nació un domingo, bien temprano, con el primer rayo de sol junto al lago.



Ni en un millón de años hubiéramos podido elegir un lugar mejor para soñar.

Mil besos y hasta pronto...


 

P.D. El precioso lugar es real, existe y se llama A Lagoa de Cospeito.


Suscríbete por e-mail y recibe toda la actualidad de Xanela Chic:


SI TE GUSTA DA +1

Restaurando una casita

13 de octubre de 2014

Durante nuestro viaje a Lisboa compramos una casita de esas que son pequeñas estanterías. Tuve una de niña y por eso cuando la vi decidí traérmela a pesar de que estaba muy viejita.

Aunque en las fotos no se aprecia el mal estado en el que se encontraba, tuve que desmontarla practicamente entera para luego volverla a montar a base de martillo y clavos.


Mi intención era lijar la madera y luego volver a darle una capa de barniz del mismo color. Sin embargo no pudo ser. Las tablas estaban demasiado estropeadas, tenían pegamento, trozos de otros colores y hasta papeles pegados que no fui capaz de sacar ni con la lijadora eléctrica.


 Así que finalmente tuve que dejar de lado los barnices y abandonarme al maravilloso mundo del chalkpaint.




En cuanto tomé la decisión de pintar de blanco todo fué coser y cantar.

Decidí darle un par de manos de pintura para que cubriera bien y una vez seca pasé la lijadora por algunos sitios sin ningún orden para conseguir darle un aspecto viejo y decapado.


Quedó tan bien que finalmente ayer la puse en nuestro salón.

La tarde estaba muy gris, ayer no paró de llover, y por eso las fotos no tienen la luz que me hubiese gustado.

Cuando compramos la casita por el módico precio de 2 € en Feira da Ladra, nunca pensé que se iba a convertir en una de mis más preciadas posesiones... ;)

Redecorar el salón poco a poco se está convirtiendo en mi pasatiempo favorito. Todavía quedan cosas por hacer, pero creo que ya he tomado todas las decisiones y estoy deseando ver el resultado final.

Aunque como me lo siga tomando con la calma habitual a este paso, igual el año que viene... ;)

Mil besos, feliz lunes y hasta pronto...



P.D. Millón de gracias a mis queridas Eva y Carol de HADAS Y CUSCÚS, sin sus sabios consejos mi casita favorita estaría seguramente en la basura a estas alturas... ;)


Suscríbete por e-mail y recibe toda la actualidad de Xanela Chic:


SI TE GUSTA DA +1

Tarde de mojitos...

6 de octubre de 2014



Era el cumpleaños de mi padre... y como estrenaba década me apetecía celebrarlo bonito y en familia.

Fran es especialista en mojitos deliciosos, así que una tarde de mojitos me pareció una idea genial.


Ojalá algún día consiga parecerme a ellos sólo un poquito...


Utilicé un par de manteles parecidos para vestir la mesa. En el centro coloqué dos faroles pequeños y aproveché las flores medio mustias que mi madre había cortado por la mañana para adornar la mesa. Algunas rosas chiquitas y unas pocas ramas de hiedra.


 Sencillo y sin complicaciones, es siempre una apuesta ganadora...


Los mojitos, como siempre deliciosos. Creo firmemente que Fran podría ganarse la vida con ellos, son de lo más rico de la vida!

Ojalá vivir de un puesto de mojitos... Se me va, lo sé... pero me gustaría tanto...


Sobremesa y mojito... sólo de acordarme... quiero repetir.

Podría vivir perfectamente en un eterno bucle de comidas en familia o con amigos, sobremesas y mojitos. Eso es para mi lo más parecido al cielo que se me ocurre.


Y qué bien se está...


Y esa tarde ocurrió algo también digno de recordar. Muchas veces Franchiño me pide que le deje mi cámara de fotos y hasta ese día le había dicho que no.

A menudo me pide el teléfono y se lo dejo para hacer fotos con cada vez mejores resultados...


Pero esa tarde le dejé mi cámara por primera vez y nos hizo una foto que ya está en mi lista de favoritas... Mi mojito, Fran, sonrisas y yo... Una foto 10 para recordar una tarde de mojitos perfecta.


A la vuelta del verano os decía aquí que celebrar cada día es de suma importancia, y como veis yo me lo tomo al pie de la letra... 

Mil besos y hasta pronto...

 



Suscríbete por e-mail y recibe toda la actualidad de Xanela Chic:


SI TE GUSTA DA +1
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips