Dejando huellas...Sidi m'barek

24 de abril de 2014



En Sidi m´barek fui feliz, mucho.

sidi m'barek


Hay quien ansía la belleza, otros la inteligencia o la fuerza, quien quisiera ser más prudente u honesto, altruista o humilde...

Sin embargo, en los últimos días, dando un repaso a mi vida he comprendido que tengo un don fuera de lo común y es que reconozco la felicidad al primer vistazo y soy capaz de guardar esos momentos y hacer que duren...

Casi nada... y casi todo...

No es corriente y se que a menudo esos momentos pasan desapercibidos para quien está a mi lado, pero no para mi.

No me entiendan mal, no lo digo por presumir, si no por compartir lo necesario que es vivir conscientemente y saborear cada instante.

El tiempo es importante, mucho, demasiado como para dejarlo correr sin más.




{Foto: Hache}


Durante nuestro viaje a Marruecos hubo colecciones enteras de momentos memorables: el amanecer en Marrakech, los paseos por la Medina de Essaouira, las clases de foto en mitad de la playa, practicar yoga en lo alto de las dunas al filo del anochecer, disfrutar de la excepcional luna de sangre, gritar como locas subidas en quads junto al mar...

Ya les dije que hubo muchos...



Pero sin embargo hubo un momento con nombre propio que me hizo estremecer:

Sidi m´barek


{Foto: Hache}

Sabía que íbamos a fotografiar el anochecer, imaginaba que en una playa cercana, pero la verdad es que no pregunté. 

De camino recogí algunas flores para nuestro cuaderno de viaje y entre risas fui charlando con unos y con otros mientras esquivábamos el riachuelo que guiaba nuestro camino.

Junto a la pequeña cascada se levantaba una enorme duna. Algunos se adelantaron y subieron para tirarse al modo croqueta, adivinan quién?


Si por supuesto ellas... jajaja... 

Eva y Carol tienen un olfato de primera para la diversión.

Y yo las seguí, no para tirarme, sino por curiosear...







Y al llegar arriba me di cuenta de que la duna no era una duna, sino un mar entero de fina arena que se extendía hasta donde alcanzaba mi vista.

Fue entonces cuando el corazón se me empezó a alborotar y seguí andando y andando hasta que la belleza de aquel lugar era tan inmensa que las lágrimas, aunque yo no quería, tuvieron que salir...

Y entonces llegó el horizonte, y tras él, el mar...







{Foto: Álvaro Sanz}

Quizá sea un tema de nombres, pero yo a esto le llamo felicidad...

Y lo mejor, es que hoy cuando cierro los ojos se me dibuja una sonrisa porque ese momento, junto a otros de mi colección, sigue ahí para ser rescatado cuando mi don poco corriente se desinfla...



Dice un viejo proverbio árabe que "Las cosas no valen por el tiempo que duran, sino por las huellas que dejan".

Quizá mi corazón es un poco árabe... Insha' Allah.

Mil besos y hasta pronto...






 
Suscríbete por e-mail y recibe toda la actualidad de Xanela Chic:


SI TE GUSTA DA +1

DESPIERTA MARRAKECH con ÁLVARO SANZ

21 de abril de 2014

Voy a necesitar varias vidas para agradecerle a Álvaro Sanz que nos haya dejado participar de este maravilloso viaje.

Nos hubiese encantado haber ido toda la semana, pero pensábamos que serían demasiados días sin nuestros niños, así que se lo pedimos y accedió.

 El viaje a Marruecos sería una escapada para nosotras. Una escapada con la que llevábamos meses soñando y de la que hemos disfrutado hasta el extremo hace tan sólo unos días.

marrakech

El domingo, mientras esperábamos a que todos los miembros del grupo fuesen llegando, recorrimos la famosa plaza de DJEMAA EL FNA, estaba a poca distancia de nuestro Riad, así que nos dio tiempo a ver como se transforma a medida que las horas del día van pasando...

Como buenas turistas nos hicimos unos tatuajes de henna nada más llegar... y recorrimos el zoco lleno de especias, mochilas y botas de piel, bolsos maravillosos, lámparas, aceites y de miles de pares de mis adoradas babuchas entre un millón de cosas más que tenían imposible cabida en nuestro equipaje de compañía aérea de bajo coste...

A medida que el día avanzaba la plaza cambiaba y se llenaba de miles de puestos de comida y de zumos de naranja natural... UMMMMM, qué riquísimos!

Y al llegar la noche encantadores de serpientes, grupos de gente cantando y bailando, miles de vendedores de comidas y puestos callejeros que parecía que nunca jamás iban a cerrar...

La ciudad que nunca duerme pensé...

Pero me equivoqué...

Álvaro sabía bien cuando dormía... y nos llevo a disfrutar de su sueño...

DJEMAA EL FNA

Al amanecer, cuando la luz del sol empieza a acariciar, Marrakech duerme tranquila...

Sus puestos permanecen cerrados y los pocos que pisan sus calles se resisten a abrir los ojos...


Con las puertas cerradas la ciudad parece otra, una hermana a la que Marrakech se le parece pero que permanece escondida para la mayoría...


Visitar el Zoco lleno de luces y sombras. Visitar un zoco vacio...

Y verlo despertar...

Comprobar como poco a poco los dueños de los puestos levantan sus verjas y abren puertas y ventanas...

Y escuchar como la banda sonora silenciosa que acompaña a la hermana durmiente de Marrakech, va dando paso a la voz enérgica de la Marrakech llena de vida que DESPIERTA.

zoco marrakech

Muchos dicen que Marrakech es ciudad de un solo día... pero yo me quedé con ganas de más... Ojalá algún día... ojalá...

Mil besos y hasta pronto...
 



Suscríbete por e-mail y recibe toda la actualidad de Xanela Chic:


SI TE GUSTA DA +1

Viajar con amigas: Marruecos en fotos

14 de abril de 2014

Se de antemano que nunca voy a olvidar estos días...

Fotos, amigas y un país nunca visitado, son los ingredientes de un cocktail que no se suele repetir y que no pienso dejar escapar...

viajar con amigas
{Imagenes via: Pinterest}

Si me necesitan pueden buscarme por aquí... y seguir mis aventuras via Instagram...

Besos y hasta pronto...
 



Suscríbete por e-mail y recibe toda la actualidad de Xanela Chic:


SI TE GUSTA DA +1
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...