ROPA DE MUJER BARATA

12 de septiembre de 2014

La verdad es que a la hora de vestirme no soy de dar muchas vueltas. Siempre suelo decir que si me gusta, me cabe y entra dentro de mi presupuesto, me lo llevo. Y es verdad. Ir de tiendas, las revistas de moda y demás familia no van mucho conmigo.

{De compras con mi querida María. Foto de mi Instagram}

La semana pasada estaba en una de las tiendas de la más famosa cadena de ropa Made in Spain y mientras esperaba en la cola dos señoras charlaban animadamente:

 - Ya me he estudiado todas las revistas de septiembre. Decía la de pelo más corto.

- Ah si? contestó interesada su compañera.

- Si, y ya he fichado por aquí todos los parecidos razonables, así que ya sé lo que me tengo que comprar para esta temporada.

Prometo que no he variado ni una coma de aquella conversación. Simplemente aluciné, era como ver en directo la usabilidad de blogs como el archiconocido "Devil wears Zara", pero a la antigua usanza.

Estas señoras eran de la generación de mi madre y aunque por más que lo intente ni en un millón de años podría imaginar una conversación así con mi madre como interlocutora, me pareció realmente interesante comprobar cómo muchas mujeres, sean de la edad que sean, querrían parecerse bien a las tops de las revistas que lucen ropa de las más grandes firmas, bien a las chicas de los blogs que cada vez parecen menos chicas y recuerdan más a las modelos de revista.

Yo suelo comprar el grueso de mi vestuario en tiendas de bajo precio, pero la verdad es que elijo lo que me gusta más allá de lo que se parece sospechosamente a las prendas de marcas importantes. Encontrar ofertas como los cupones de descuentos para ropa de mujer barata, también me ayuda a decantarme por una u otra tienda a la hora de decidir mis compras.

Qué me decís? Sois de las que van a la caza del clon? o bien por el contrario sois compradoras más  tradicionales como una servidora?

Besos y hasta pronto...
 



Suscríbete por e-mail y recibe toda la actualidad de Xanela Chic:


SI TE GUSTA DA +1

Visitamos: La Antigua Botica.

8 de septiembre de 2014


Iba conduciendo cuando un local que llenaba la calle de alegría llamó mi atención. En ese momento no pude parar, pero escribí una nota mental subrayada con rotulador rojo en la que decía:

"No olvidarme de visitar ese sitio"

Mi nota mental decía sitio, porque desde el coche no pude ver el cartel, y porque en aquel fugaz vistazo no pude distinguir qué tipo de negocio se trataba.

Por supuesto que volví y lo hice para quedarme con la boca abierta y descubrir "La Antigua Botica".


Al frente Sesé y Quico. Dos valientes con gusto exquisito que desde hace unos meses regentan en la plaza Comandante Manso de Lugo una floristería diría que más que especial.

Quico y yo compartimos aula hace ya demasiados años, pero nos habíamos perdido la pista por completo y ahora que nos reencontramos resulta que además Sesé es hermana de una de mis compañeras de trabajo. Lugo es así y estas casualidades pasan a menudo, pero no por ello dejo de sorprenderme.


Desde fuera se adivina bonito, pero una vez traspasado el umbral, el buen gusto se desborda y yo la verdad es que me sentí como en casa desde que pisé su precioso suelo por primera vez.


Por aquí no abundan los sitios así, y por eso yo a La Antigua Botica iría lo mismo a por un ramo de flores que a tomarme un café y pasar la tarde. Da gusto estar allí.


Por eso, en mi primera visita les propuse volver para que me dejasen plasmar con mi cámara cómo trabajaban. Quería conocer de primera mano cuál era el proceso de elegir la flor precisa y colocarla en el lugar adecuado hasta conseguir el bouquet perfecto.


Y como aceptaron sin dudar yo tampoco lo hice, y en cuanto pude volví.


Me encantó ver cómo Quico, en lo que antes era el despacho de un viejo almacén de vinos, se concentra en hacer un trabajo perfecto.


Mientras que el bouquet va tomando forma poco a poco, me enseña que las flores amarillas que tanto veo ultimamente en muchas de mis fotos favoritas se llaman craspedias.


Flores que parecen silvestres, suelos con muestrarios de los azulejos hidráulicos más antiguos que he visto, y baules y muebles de otro tiempo que hacen de este lugar uno de los favoritos de mi ciudad.


Pasé un rato muy agradable viendo cómo ellos trabajaban y me encantó ir armada con mi cámara mientras lo hacían.


En tan solo unos días Marina y María lucirán unas preciosas coronas que por supuesto saldrán de aquí y que ya estoy deseando ir a recoger.


Una delicia de visita, una delicia de lugar y un oficio de los más bonitos que se pueden tener.


Gracias chicos por dejarme disfrutar de vuestro trabajo, sin duda, fué un placer.

Mil besos, feliz día y hasta pronto...
 



Suscríbete por e-mail y recibe toda la actualidad de Xanela Chic:


SI TE GUSTA DA +1

Una merienda clandestina

1 de septiembre de 2014

Ultimamente he andado ocupada en exprimir mis días al máximo. Disfrutando de mi gente y celebrando la importancia de lo cotidiano.

Así que un día cualquiera del mes de agosto me puse manos a la obra para preparar una merienda rica y bonita, sin tener en realidad un motivo especial que celebrar, más allá, claro está, que la suerte de tenernos.


Hice muchísimas fotos, pero mi querida ahijada sale en la gran mayoría de ellas y sus padres no gustan de blogs y demás modernidades.


Recuperé en esta ocasión las viejas alfombras de nuestro salón que guardé en su día en el desván pensando en utilizarlas para fiestas al aire libre.

Desempolvamos la deliciosa receta de nuestra tarta de queso, recogí unas cuantas hortensias y coloqué las sillas viejas del jardín.


Cojí prestadas algunas "preciosuras" del ajuar casero de mis padres y por fin conseguí tener las fotos de abuelos y nietos que tanto tiempo llevaba buscando.


Lo de sacarlos de casa al medio del monte para hacer las fotos no fué del gusto de los abuelos... Pero la luz es tan importante, que en eso no pude transigir...


A pesar de mis esfuerzos el tiempo no nos acompañó y la luz no alcanzó el protagonismo que me hubiera gustado. Pero es que este verano nuestro que no termina de llegar, no me lo quiso poner fácil.


Lo de comer con la boca cerrada es de momento una batalla perdida, pero se trataba de una merienda clandestina entre zarzas y malas hierbas, así que merendamos sin miramientos... tenemos toda una vida para aprender buenos modales...


Celebrar C A D A  D I A es de suma importancia. Lo es tanto que creo necesario que mis hijos aprendan desde bien pequeños que los manteles bonitos no son para guardar, y que hay que recuperar la mejor de nuestras vajillas para la comida de diario.

Cristalerías enteras que esperan momentos especiales mientras que nuestros hijos sacan la mejor de sus sonrisas a golpe de lunes.

Así que desde aquí os invito a que visitéis vuestros armarios y las viejas alacenas de vuestras madres buscando esas joyas familiares que se guardan para "cuando venga gente".

¡Desayunad en tazas de café bonitas!, ¡comed sobre manteles de hilo blanco y celebrad la vida!, que no es poca cosa...

Mil besos y hasta pronto...



 



Suscríbete por e-mail y recibe toda la actualidad de Xanela Chic:


SI TE GUSTA DA +1
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips