Tarta de queso o como chuparse los dedos con fundamento

29 de septiembre de 2014

Cuando hace unos días os enseñaba aquí la merienda en torno a una tarta de queso que organicé este verano creo que a algunas os dejé con las ganas de la receta... Así que hoy es el día de desvelar el secreto de la más deliciosa tarta...

No hace falta tener una gran experiencia en la cocina, basta con seguir la receta para probar el cielo.



Mi consejo es que aprovechéis el fin de semana, un rato de tranquilidad, un momento que hayáis reservado para vosotras y en el que podáis disfrutar del placer de cocinar.

Escuchad vuestra música favorita, revolved las mezclas con cucharones de madera y probad cada paso que dais.

La alquimia de la cocina es la magia  de la pura cotidianidad.


Aquí os dejo una copia de la receta original que mi madre recortó de una página de la revista "Banco y Negro". Pertenecía a un menú para invitados elaborado por Mariana Pineda: Ajo Blanco de primero, Carne a la Brasa de segundo y Tarta de Queso como postre.

Calculo que debió publicarse a mediados de los 80 y desde entonces ese recorte de revista ha pasado de mano en mano, en copias manuscritas o digitales como esta que hoy os enseño para formar parte de la mayoría de las comidas, fiestas y momentos importantes que hemos tenido la suerte de compartir con nuestra gente.

Aquí os la dejo, y espero que esta deliciosa tarta de queso os haga pasar tan buenos momentos como a nosotros...


Mil besos y hasta pronto...
 



Suscríbete por e-mail y recibe toda la actualidad de Xanela Chic:


SI TE GUSTA DA +1

DIY: una cesta de mimbre

22 de septiembre de 2014


Supongo que todos aprovechamos las vacaciones para hacer algunas de las cosas que durante el resto del año no podemos por falta de tiempo. Yo lo hago al menos, y entre esas cosas hace ya un par de veranos que retomé la cestería.


Durante unos días me dedico a seleccionar el mimbre, pensar y hacer un par de cestas para trabajar con las manos y disfrutar sin más pretensiones que ver la vida pasar mientras descanso y los niños juegan.

Esta afición me viene del colegio, creo que tendríamos unos 10 años cuando Lula empezó a darnos clase. La cestería es fácil y útil, quién no tiene un cesto de mimbre en su casa? Paneras, revisteros, cestas para las flores, bandejas...

Os animo a que os pongáis manos a la obra, pocas cosas dan más satisfacciones que trabajar con las manos.

Para empezar sólo se necesita una tina de agua, unas buenas tijeras (yo uso las de podar las plantas) y mimbre. Yo lo compro en Lugo en una tienda de manualidades de toda la vida, no es barato, pero no creo que sea difícil de encontrar.

Para empezar hay que sumergir el mimbre en agua para que se ablande y se pueda trabajar con facilidad y sin que se rompa.

Una vez sea flexible se cortan las maderas en tiras del tamaño adecuado al proyecto que quieras crear.

En mi caso era un cesto de formato cuadrado y no muy grande, así que lo primero es colocar seis tiras de mimbre del mismo tamaño paralelas sobre una mesa. Luego vamos trenzando con otras seis tiras hasta que quede lo que será la base para trabajar.


Para que sea más sencillo yo sujeto las tiras de mimbre con pinzas de la ropa. Como veis en la foto el trenzado consiste simplemente en cruzar una tira de mimbre horizontal sobre las que colocamos en paralelo seleccionando una sí, una no.

La segunda tira de mimbre horizontal tendrá que cruzarse con las que colocamos en paralelo en el orden inverso que la anterior, es decir una no, una sí...


Y así iremos haciendo con las seis tiras de mimbre hasta que completemos la base.

Una vez hecho esto apretamos las tiras con las manos y lo mejor es volver a sumergir nuestra base en agua para que de nuevo las fibras queden lo más flexibles posible.


Y ahora es cuando empieza lo bueno... Ayudándonos de las manos tenemos que doblar todas las tiras hacia arriba y seguir trenzando con otras tiras como lo hicimos en la base para hacer los lados.

Con una mano sujetamos las tiras que sobresalen de la base para levantarlas y con la otra vamos trenzando una sí una no... y así podríamos seguir tan alto como queramos.


Una vez que lleguemos a la altura deseada cortamos la tira que sobre y luego, con otro mimbre redondo rematamos la cesta y hasta podemos hacer un asa como las de la foto.


Quizá con este pequeño tutorial no os parezca fácil, pero yo os animo a que probéis porque hacer una cesta de mimbre es mucho más sencillo de lo que parece.

Mil besos, hasta la próxima y que viva el verano que acabamos despedir...
 



Suscríbete por e-mail y recibe toda la actualidad de Xanela Chic:


SI TE GUSTA DA +1

ROPA DE MUJER BARATA

12 de septiembre de 2014

La verdad es que a la hora de vestirme no soy de dar muchas vueltas. Siempre suelo decir que si me gusta, me cabe y entra dentro de mi presupuesto, me lo llevo. Y es verdad. Ir de tiendas, las revistas de moda y demás familia no van mucho conmigo.

{De compras con mi querida María. Foto de mi Instagram}

La semana pasada estaba en una de las tiendas de la más famosa cadena de ropa Made in Spain y mientras esperaba en la cola dos señoras charlaban animadamente:

 - Ya me he estudiado todas las revistas de septiembre. Decía la de pelo más corto.

- Ah si? contestó interesada su compañera.

- Si, y ya he fichado por aquí todos los parecidos razonables, así que ya sé lo que me tengo que comprar para esta temporada.

Prometo que no he variado ni una coma de aquella conversación. Simplemente aluciné, era como ver en directo la usabilidad de blogs como el archiconocido "Devil wears Zara", pero a la antigua usanza.

Estas señoras eran de la generación de mi madre y aunque por más que lo intente ni en un millón de años podría imaginar una conversación así con mi madre como interlocutora, me pareció realmente interesante comprobar cómo muchas mujeres, sean de la edad que sean, querrían parecerse bien a las tops de las revistas que lucen ropa de las más grandes firmas, bien a las chicas de los blogs que cada vez parecen menos chicas y recuerdan más a las modelos de revista.

Yo suelo comprar el grueso de mi vestuario en tiendas de bajo precio, pero la verdad es que elijo lo que me gusta más allá de lo que se parece sospechosamente a las prendas de marcas importantes. Encontrar ofertas como los cupones de descuentos para ropa de mujer barata, también me ayuda a decantarme por una u otra tienda a la hora de decidir mis compras.

Qué me decís? Sois de las que van a la caza del clon? o bien por el contrario sois compradoras más  tradicionales como una servidora?

Besos y hasta pronto...
 



Suscríbete por e-mail y recibe toda la actualidad de Xanela Chic:


SI TE GUSTA DA +1
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips